BLEFARITIS ojos

BLEFARITIS

Es la inflamación del párpado que afecta la producción de pestañas o lágrimas. La blefaritis aparece cuando se inflaman las pequeñas glándulas sebáceas del párpado interno. Suele ocurrir junto con otras enfermedades de la piel o alergias.

Los síntomas incluyen enrojecimiento y comezón en los párpados, que pueden presentar costras y un aspecto grasoso. Uno de los síntomas es la sequedad de los ojos.

El tratamiento consiste en limpiar los párpados, usar colirios con antibióticos o esteroides, y tratar las afecciones subyacentes. Sin embargo, la blefaritis suele ser recurrente.

Existen diversas causas posibles de blefaritis, como por ejemplo:

  • Infección bacteriana del párpado.
  • Trastorno funcional de la glándula sebácea llamada Meibomio (MGD, por sus siglas en inglés).
  • Sequedad ocular.
  • Infección micótica del párpado.
  • Parásitos (ácaros Demodex en párpados).

Con frecuencia, la blefaritis y la sequedad ocular suceden al mismo tiempo.

La sequedad ocular es sencillamente una manifestación tardía de la blefaritis, y el tratamiento de la blefaritis, asimismo, prevendrá, reducirá o eliminará los síntomas de sequedad ocular.

La blefaritis generalmente se asocia con un crecimiento excesivo de bacterias que viven en los márgenes de los párpados y en la base de las pestañas. Con el tiempo, estas bacterias se multiplican y crean una estructura llamada biopelícula.

Esta biopelícula se convierte en un entorno tóxico, como el sarro que se forma en los dientes. Los ácaros parásitos de las pestañas llamados Demodex se alimentan de la biopelícula, lo cual a su vez lleva a un crecimiento excesivo de estos ácaros, empeorando así la inflamación de los párpados.

Además, las bacterias que se hallan en la biopelícula de los párpados producen sustancias llamadas exotoxinas que causan inflamación de las glándulas secretoras de aceite que se encuentran en el párpado: Las glándulas de Meibomio. Esto genera un trastorno llamado disfunción de las glándulas de Meibomio, que ocasiona y empeora el malestar por sequedad ocular.

La blefaritis también se relaciona con trastornos de piel tales como rosácea ocular, eczema, caspa y psoriasis. Con frecuencia, la blefaritis y la conjuntivitis aparecen al mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola! ¿En que podemos ayudarte?

Haz tu cita directamente aquí.
Powered by