retinopatía diabética

RETINOPATÍA DIABÉTICA

Se trata de la complicación de la diabetes que afecta los ojos. Aparece como resultado del daño en los vasos sanguíneos del tejido ubicado en la parte posterior del ojo. El azúcar en la sangre no controlado correctamente es un factor de riesgo.

Los primeros síntomas incluyen aparición de miodesopsias, visión borrosa, áreas de la visión oscuras y dificultad para percibir los colores. También puede provocar ceguera.

Los casos leves se pueden tratar mediante un control cuidadoso de la diabetes. Los casos más avanzados pueden necesitar tratamiento con láser o cirugía.

Esta enfermedad ocurre porque los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina. Estos vasos sanguíneos pueden hincharse y tener fugas de líquido. También pueden cerrarse e impedir que la sangre fluya. A veces, se generan nuevos vasos sanguíneos anormales en la retina. Todos estos cambios pueden hacerle perder la visión.

¿Cuáles son los síntomas de retinopatía diabética?

Puede tener retinopatía diabética y no saberlo. Esto se debe a que generalmente no presenta síntomas en sus etapas tempranas. A medida que empeora, notará síntomas como los siguientes:

  • Un mayor número de moscas volantes-
  • Visión borrosa.
  • Visión que cambia de borrosa a clara.
  • Ver áreas en blanco o oscuras en el campo de visión.
  • Visión nocturna deficiente.
  • Notar que los colores se ven atenuados o apagados.
  • Perder la visión.

Los síntomas de la retinopatía diabética suelen afectar a ambos ojos.

El primer factor de riesgo para la aparición de este problema ocular que puede llevar a la ceguera es padecer Diabetes Mellitus de forma prolongada en el tiempo. El segundo factor de riesgo es el mal control metabólico, muy importante para el desarrollo y progresión de esta patología. A peor control de los niveles de glucosa, antes aparece y más grave será la retinopatía diabética.

La hipertensión arterial, así como la enfermedad renal y el embarazo empeoran también la retinopatía diabética.

Aparece por la denominada microangiopatía: las arterias y venas de la retina presentan fenómenos de obstrucción y de aumento de permeabilidad que puede llevar a hemorragias en el ojo. Por el primero aparece la isquemia (falta de riego sanguíneo) y por el segundo, edema (encharcamiento) de la retina.

Ante la sospecha de una retinopatía diabética el oftalmólogo realizará un estudio del fondo del ojo con angiografía fluoresceínica, que le permita conocer las características de las alteraciones de los vasos sanguíneos de la retina, y con OCT (Tomografía de Coherencia Óptica), que ofrece información del tamaño, localización, volumen de la exudación (encharcamiento) y capas de la retina afectadas. Esta prueba resulta también muy importante para estudiar el posible edema de la mácula (la mácula es la parte central de la retina).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola! ¿En que podemos ayudarte?

Haz tu cita directamente aquí.
Powered by